El discurso cambió

¿Estás listo para home office?

El futuro es hoy